Luce una piel radiante (Parte II)

  Photo via Noah Buscher

Photo via Noah Buscher

Tener una piel radiante no es fácil y mucho menos teniendo tantos factores externos como la polución, el sol o incluso la luz artificial que pueden afectar la piel de nuestra cara. Es por esto que es tan importante hacer de este cuidado diario nuestra rutina más sagrada.

En nuestro post anterior definimos las diferentes clases de piel y el cuidado específico para cada una de ellas. Te recomiendo que si no lo has leído, pares y te devuelvas al artículo anterior para que puedas identificar tu tipo de piel y el cuidado adecuado para ti.  

En este post hablaremos de maquillaje y cuidados nocturnos generales. Te preguntarás…¿Cuál es el siguiente paso a seguir? Antes de ir al material en concreto, recuerda que debes tener siempre en cuenta la ocasión por la que te maquillas y la ropa que llevarás puesta.

Manos a la obra…

  1. La Base: ¿Cómo elegirla? Tu mejor opción es colocar tres tonos sobre tu tez limpia. Elegirás aquella que se funda mejor con tu piel.
    Consejos prácticos para tipo de piel:
    - Piel seca: compra productos con elementos hidratantes en su composición.
    - Piel normal: puedes utilizar cualquier textura.
    - Piel mixta o grasa: te funciona mejor los fondos mates.
    - Piel sensible: texturas fluidas y anti-alérgicos,  evita productos con alcohol o perfume.
     
  2.  Fijación de la base: Puedes hacerla con polvos sueltos (dan un aspecto transparente) o con polvos compactos (dan un aspecto más opaco).
     
  3. El corrector: Utiliza dos o tres tonos más claros que el fondo de tu piel y utiliza colores complementarios para tapar las ojeras.
    - Ojera violeta: Corrector beige-amarillento,
    - Ojera verdosa: Corrector beige-rosáceo.
     
  4. El colorete: Lo elegirás de acuerdo a tu estudio de colorimetria. Si eres invierno los colores intensos serán tu aliado o por el contrario si eres verano/primavera son los colores suaves los que debes comprar.

Para continuar con nuestro recorrido y como última parada de este post, hablaremos de los cuidados nocturnos, los cuales son primordiales para tener una piel saludable. No olvides que limpiar tu cara por las noches le permitirá a tus poros respirar.

1. Limpia y tonifica tu piel - debes deshacerte de todo el rastro de maquillaje del día- .
2. Una vez hayas finalizado, aplica el contorno de ojos.
3. Por último utiliza una crema nutritiva y aplica hidrate en los labios.

Espero realices todos estos pasos estos dos post anteriores para que tengas el mejor cuidado de tu rostro. ¡Recuerda! Una mascarilla una o dos veces por semana deben ser un must en tu ritual.